Ir a contenido

Un sector clave

El comercio del centro ve "ridícula" la campaña extraordinaria de promoción

Barcelona destinará 260.000 euros en Navidad a publicidad en Catalunya para combatir los efectos del 17-A y la inestabilidad política

Los hoteleros también están descontentos con los 52.000 euros previstos para captar viajeros de Fin de Año

Patricia Castán

zentauroepp41059558 iluminacion171123204111

La Rambla, en el primer día de iluminación navideña, este jueves. / CARLOS MONTAÑÉS

Ada Colau ha encendido hoy viernes las luces de Navidad de Barcelona, en la misma medida en que ha encendido -o incendiado- los ánimos del comercio del centro de la ciudad. Tras el clamor de comerciantes y sectores turísticos reclamando medidas promocionales "excepcionales" para compensar las incidencias de los últimos meses que han castigado especialmente a la economía local, el ayuntamiento ha reaccionado con dos campañas, tan modestas que han sido recibidas con críticas. Los afectados entienden que la respuesta municipal "no está a la altura" de las embestidas de los últimos tiempos.

Dentro de la planificación navideña, el consistorio ha anunciado como medida "específica" de promoción comercial una campaña dotada con 260.000 euros. La idea de compensar la caída de ventas en el centro de la ciudad provocada por el atentado de agosto, al que después se sumó la convulsión política, lleva meses fraguándose. El resultado es una ofensiva que se repetirá entre febrero y abril y de octubre a noviembre del 2018, para incentivar la venta en el comercio de proximidad y del centro. No obstante, la primera fase -con el mencionado presupuesto- pondrá especial énfasis en el centro de la capital catalana, mantiene Agustí Colom, concejal de Turismo y Comercio tras la salida del socialista Jaume Collboni del equipo de gobierno.

Más recursos

Pero tanto la cifra como el alcance de la campaña chirrían, en opinión de la asociación Barcelona Oberta, que engloba a 16 ejes céntricos y turísticos, muy combativa reivindicando promoción intensiva, y que junto con otros actores preparan un manifiesto al respecto. Piden recursos, tanto por el efecto del atentado en todo el entorno de la Rambla, como por las afectaciones que han implicado las protestas y movilizaciones tras el 1-O en sus calles, tiendas y servicios. Su presidente, Gabriel Jené, considera la cifra "ridícula" y de "postureo". Es decir, para cumplir el expediente, pero sin capacidad real de obtener resultados destacados.

Y es que el colectivo desea reactivar el cliente turista, pero la campaña apuntará solo al territorio catalán. Una inversión que ven "insuficiente", a tenor de que la ciudad acumula otras crisis de imagen como el conflicto de turismofobia previa y la previsión de vacas muy flacas en viajeros de vacaciones y turismo de negocios cara a los próximos meses. Lamentan sobre todo que "no enfoca al comercio del centro", dice Jené, con carteles de charcuteros y demás vendedores de proximidad. Por ese mismo motivo, el comercio de barrio alineado en la Fundació Barcelona Comerç es más conciliador y asume que es mejor cualquier inversión que nada, admitiendo que la campaña es más bien genérica.

Balance turístico

Colom ha destacado que la bajada del 3,9% de turistas (y 6,8% de pernoctaciones en hoteles) en Barcelona en octubre respecto al mismo mes del 2016 -con datos del INE- demuestra que la situación no es de alarma. No obstante, según el Gremi d’Hotels de Barcelona (con mayor base de datos), la ocupación ha bajado ya en los hoteles un 7,5% mientras los ingresos ya caen un 15% (a fecha de hoy, con más hoteleros sondeados). Es decir, para mantener el tirón, la ciudad está vendiendo habitaciones a precios bajos, con nubarrones incluso cara a Fin de Año, cuando se suele colgar el lleno, mientras que las reservas andan un 40% por debajo de lo normal.

Para parchear esta situación, el ayuntamiento ha anunciado también una inyección extra de 52.000 euros para promocionar Barcelona como destino de Nochevieja. Esta suma se agrega a los 75.000 euros que los 'comuns' -que ya rebajaron la aportación municipal de otros mandatos- otorgan al consorcio por estas fechas para promover el 'shopping' local entre los viajeros de los mercados próximos y potentes (Francia, Reino Unido e Italia). Restando la producción, la cifra real de promoción es tan discreta que da para publicidad en redes sociales.

Es ahí donde la patronal hotelera se ha sumado hoy a las críticas y reclama de forma urgente doblar la promoción internacional, a costa de la tasa turística. Una propuesta descartada por Colom, que considera que el límite de 4,5 millones de euros anuales otorgado a Turismo de Barcelona es más que suficiente si se administra con eficiencia. El consistorio sigue defendiendo destinar la mayor parte de lo recaudado a paliar los efectos del turismo. 

Por el contrario, Manel Casals, director de la patronal, opina que "da la sensación de que el ayuntamiento no es consciente de la realidad del momento". "Aún hablan de gestionar la masificación, cuando en estos momentos la situación es otra", apuntan, preocupados por la falta de reservas para a los próximos meses, que no pueden incentivarse solo con precios chollo.

El saldo del 'procés'

Curiosamente, el 'procés' ha hecho más daño al turismo y al comercio en Barcelona que el atentado. En agosto la caída de viajeros fue porcentualmente la mitad que en octubre. Incluso en septiembre creció ligeramente. Sorprende también que mientras que el mes pasado se perdieron 27.000 viajeros internacionales, crecieron en poco más de un millar los españoles. Además, las estancias fueron más cortas.

Colom ha defendido iniciativas para recuperar la normalidad de la ciudad, aunque cree que la mejor medicina es transmitir confianza a los prescriptores y operadores turísticos. 

0 Comentarios
cargando