Ir a contenido

Ayuntamiento y Fira insisten en que el Mobile se queda

Pisarello asegura que no ha habido "ni una sola palabra" en contra de la no continuidad del congreso en la ciudad

La inquietud por la situación política no compromete el futuro del certamen, afirma

Carmen Jané

salon-mobile-world-congress-barcelona-1433234743356

El salón Mobile World Congress 2015 (MWC) de Barcelona. / periodico (DANNY CAMINAL)

El Mobile World Congress (MWC), el principal congreso tecnológico del mundo con más de 100.000 asistentes, se queda en Barcelona y prepara “la mejor edición de su historia”, según ha anunciado este viernes el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, durante la presentación del Smart City Congress.

Pisarello admitió, sin embargo, que en la última reunión del patronato del congreso, celebrada el pasado miércoles en Barcelona y que coincidió con la huelga convocada, la GSMA expresó su “preocupación” e “incertidumbre” ante la situación política en Catalunya, pero aseguró que esas fueron “las dos únicas palabras en contra”.

La GSMA, la patronal de las operadoras de telefonía, tiene un contrato con Fira de Barcelona para organizar el congreso en la ciudad hasta el 2023, y, según el primer edil, “están dispuestos a cumplirlo”.

"El compromiso del MWC con Barcelona es absoluto, aunque los sectores económicos se preocupan y quieren contar con la mayor estabilidad posible", reconoció Pisarello. "Sin embargo, les gustaron mucho las iniciativas que les presentamos para esta edición que queremos que sea la mejor de la historia", y tanto la alcaldesa, Ada Colau, como el secretario de Estado de Sociedad Digital, José María Lasalle, dieron un mensaje de tranquilidad, añadió.

En Barcelona desde el 2006

La GSMA celebró su primer congreso en Londres en 1987, al año siguiente lo trasladó a Cannes y desde el 2006 lo organiza en Barcelona, gracias a los buenos oficios de Turisme de Barcelona. De Cannes salieron por la falta de espacio tanto ferial como de hoteles y transporte dada la magnitud que iba cobrando el evento. 

John Hoffman, el estadounidense que es el principal ejecutivo de GSAM siempre ha expresado su interés por continuar en la ciudad, de la que destaca la capacidad organizativa, hotelera y el clima, pero últimamente ha lamentado sus preocupaciones tanto por las dos últimas huelgas de transporte público que han coincidido con el evento, y con los cortes de carreteras del pasado miércoles que tampoco contribuyeron a su tranquilidad.

Otras ciudades como París, Madrid y Milán se han ofrecido en varias ocasiones como candidatas a acoger el evento, que genera en Barcelona unos ingresos de más de 465 millones de euros para los cuatro días que dura.

Mobile World Capital sigue

Según Constantí Serrallonga, el nuevo director de Fira de Barcelona, tampoco la Mobile World Capital, la iniciativa vinculada al MWC que aseguró el congreso en Barcelona y sostienen entre Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento, no está amenazada porque "existen unos contratos firmados hasta el 2023 que hay voluntad de respetar, y los presupuestos ya están comprometidos". Del proyecto dependen, entre otros, el programa escolar M-Schools y la iniciativa empresarial 4YFN.

Serrallonga destacó como muestra de la vitalidad del evento el hecho de que en la reunión del patronato, sus miembros ratificaran el nombramiento como nuevo director de Carlos Grau, antiguo delegado de Microsoft en Catalunya.

Sobre el acuerdo de gobierno con el PSC, Pisarello afirmó que ha sido "muy provechoso en términos de ciudad" y que espera que los proyectos que han contado con apoyo socialista se mantengan independientemente del resultado de la consulta en Barcelona en Comú.

0 Comentarios
cargando