Ir a contenido

TRADICIÓN BARCELONESA

El gran taller de Gràcia

Las calles del barrio trabajan a contrarreloj en sus decorados para que el martes esté todo a punto

Este lunes se leerá el pregón y se inaugurará el gran mural en la fachada de la sede del distrito

Helena López / Barcelona

zentauroepp39675075 barcelona 13 08 2017 barcelona vecinos de la p170813164438

Transformación de la plaza de la Vila en el universo de El Principito. / JORDI COTRINA

Quizá, quién sabe, como una suerte de venganza por el feo que a sus ojos les hicieron el año pasado, con un quinto puesto para su majestuoso barco pirata que no les pudo sentar peor, este año el decorado de Progrés no homenajea los 200 años de la fiesta mayor de Gràcia sino los 100 de la Revolución Rusa. Una enorme estatua de Lenin –este domingo aún en el suelo- de dimensiones soviéticas aunque hecha a base papel de periódico dará la bienvenida a ‘1917-2017 Progrés y Revolució’, “una alegoría a los soviets, a la efervescencia de una nueva sociedad basada en el apoyo mutuo y en la solidaridad de la clase trabajadora”, como definen en el programa de fiestas.

Estatua de Lenin de la calle de Progrés a medio pintar, este domingo / jordi cotrina

Los gritos de '¡Tongo!' con los que abandonaron la ceremonia de entrega de los premios el año pasado los vecinos de Progrés son un clásico en las fiesta de Gràcia. Tanto que está reflejado en el flamante mural que decora la fachada de la sede del distrito con motivo del bicentenario, que se inaugurará oficialmente este lunes por la tarde, junto a la lectura del pregón (19 horas, plaza de la Vila), a cargo de Agnès Busquets y Roger de Gràcia. En frente, bajo el campanario, tomará la plaza a partir del martes, 15, cuando empiece la fiesta, el universo del Principito, con un decorado titulado 'Lo esencial es invisible a los ojos'.

Vecinas de Travessia de Sant Antoni trabajan en su pueblo de montaña /JORDI COTRINA

Más implicación que nunca

En la Travessia de Sant Antoni, cuartos el año pasado con su reinterpretación de las novelas más célebres de Julio Verne, sí hacen un guiño al bicentenario en el nombre de su decoración: 'Travesquia 1817m - 2017 m'. Una ambientación bastada en un pueblo de alta montaña. En la cota más alta -tocando a la calle de Astúries- un espectacular y logrado telesilla. En la más baja, en Montseny, una iglesia románica en la que las imágenes de las paredes no tendrán el rostro de ningún santo, sino de los socios de la calle. En medio, una plaza de pueblo y unas fachadas de piedra tan logrados que cuesta distinguir que forman parte del decorado, que no son de verdad. 

“Estamos muy contentos porque este año los vecinos se están volcando más que nunca”, señala Nadia, presidenta de la comisión de fiestas de la calle en su cuarto año. "A cada una de las cimas le hemos puesto el nombre de una de las calles engalanadas, y la altura es el año desde el que participan", señala Marta, 'comunity manager' de la calle, quien advierte que vía redes sociales -su grupo de Facebook es Travessierus de Sant Antoni- irán haciendo el parte meteorológico y avisando de cuando está previsto que nieve. Sí, nevará.

Se necesitan latas de cerveza (llenas)

Un vecino trabaja en los decorados de la calle de Verdi, este domingo /JORDI COTRINA

Un papel con un "nos hacen falta latas de cerveza llenas" en la puerta del local de la calle de Verdi -siempre entre las favoritas- recuerda que, pese a que aquí todos trabajan, y duro -aún más a 24 horas del gran día-, esto es una fiesta. Su reto para este año es, explica Susanna, uno de los pilares de la calle, era trabajar con presupuesto cero. "Recogimos material de la 'deixalleria', pasábamos por los contenedores el día de la recogida de trastos y reutilizamos elementos de años anteriores. Teníamos el local lleno de cosas de estos 40 años", indica este 'festera' mientras va haciendo flores para su conceptual 'Atmos(feres)'. "Hemos hecho 500 flores con 3.000 botellas de plástico y 300 pájaros con cajas de cartón", cuenta. Este caluroso domingo, no eran pocos los niños que aprovechaban las pruebas del aspersor en la trompa del gran elefante de una de las entradas de la calle para refrescarse. 

Transformación de la placita de Sant Miquel y cercanías / JORDI COTRINA

La placita de Sant Miquel y cercanías ha apostado en este edición por un decorado sobre el Mediterráneo y los países que lo configuran. "Un paseo por Italia, Grecia, Francia, Marruecos y Catalunya, que acaba con un faro que reflejará el drama de los refugiados", señala Pilar mientras pinta una pared. El domingo 20 de agosto a las siete de la tarde, dentro de la programación de la calle se celebrará una charla de sensibilización con la oenegé Proactiva Open Arms. Temática, la de los refugiados, que también toca la decoración de la calle de Ciudad Real, titulada 'Sense fronteres'.

El martes por la mañana todas las calles estarán a punto para mostrarse radiantes durante la visita del jurado, que expondrá el veredicto el próximo jueves, 17, a las seis de la tarde.

Temas: Fiestas

0 Comentarios
cargando