Ir a contenido

INFRAESTRUCTURAS

Unos 40 vigilantes de Eulen en El Prat están de baja laboral

La empresa no considera normal la situación, a 24 horas de que los trabajadores decidan si aceptan un acuerdo

Fomento apela a la "responsabilidad" de los trabajadores ante un conflicto "que está causando tanto daño"

Víctor Vargas Llamas

Colas frente al control de seguridad y pasajeros esperando en las instalaciones del aeropuerto de El Prat, ayer.

Colas frente al control de seguridad y pasajeros esperando en las instalaciones del aeropuerto de El Prat. / CARLOS MONTAÑÉS

Por si no resultara suficientemente compleja la situación en los controles de acceso de seguridad de El Prat, unos 40 vigilantes de Eulen en el aeropuerto barcelonés están de baja médica en la actualidad. Una treintena ya estaban de baja antes del conflicto laboral y otra decena la han cogido desde el inicio de la huelga. Este es el escenario a menos de 24 horas de que la asamblea de trabajadores decida este jueves si sigue los pasos de la empresa y acepta la propuesta salarial de la Generalitat poniendo fin a un conflicto laboral que se está enquistando tras más de dos semanas de huelga, ya sea de celo u oficial, y posiciones enconadas.

La situación "de más de un 10% de bajas de la plantilla no es normal en ningún sector", según fuentes de la compañía, un extremo que niegan desde el comité de huelga, cuyo asesor,  Juan Carlos Giménez, ha negado que se hayan acumulado en un par de dias, como se había filtrado inicialmente. "En cualquier época del año hay una treintena de bajas, por la presión y las condiciones de trabajo que deben soportar", destaca.

La letra pequeña

En la víspera de la asamblea de trabajadores, Giménez apunta que espera que la decisión sea un 'no' ante una oferta "insuficiente" en lo económico, sobre todo al profundizar "en la letra pequeña". "La oferta de 200 euros de subida no es aplicable a las 15 pagas de los trabajadores, dado que se excluye de las tres pagas extra, algo que aleja aún más la posibilidad de un acuerdo", destaca.

Más optimista se muestra Giménez con los aspectos organizativos que Treball ha ofrecido a ambas partes, y que en su opinión, "pese a no alcanzar las demandas de los trabajadores", pueden resultar efectivas. El pacto de mediación propuesto prevé la incorporación de un quinto vigilante de seguridad por filtro y una bolsa de 25 personas que tomarían el relevo de la plantilla de los controles siempre que deban ausentarse de su puesto. "Es una propuesta que se debería comprobar sobre el terreno", ha terciado. 

Responsabilidad

A la espera de la decisión de los vigilantes, ante el temor de un revés en las negociaciones, tanto Eulen como el Ministerio de Fomento han trasladado a los trabajadores la responsabilidad de un consenso imprescindible para poner fin al conflicto laboral que asuela el aeródromo desde el 24 de julio, con aglomeraciones incluso mayores los días de huelga de celo que los de paros oficiales. 

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha calificado de "razonable” la propuesta de la Generalitat y ha instado a ambas parte a poner fin "inmediatamente" al conflicto laboral que "tanto daño está causando a los viajeros".

Eulen ha apelado a la "responsabilidad" de los trabajadores y les ha emplazado a acudir a la asamblea de este jueves a ejercer su derecho a voto, al tiempo que ha dejado claro que lamentaría mucho que una minoría se impusiese a la mayoría de trabajadores, tal como ocurrió en la votación de la convocatoria de huelga en la que -según se indicó- solo un 25% de los empleados afectados votó ‘sí’.

Mientras, el aeropuerto ha vuelto a registrar largas colas en los accesos de seguridad este miércoles. Como ya ha pasado en otras jornadas de huelga de celo, las aglomeraciones han sido especialmente importantes, con colas de hasta una hora, entre las cinco y las seis y media de la mañana, y de las 9.30 a las 11.00 horas, tanto en la T-1 como en la T-2.

0 Comentarios
cargando