Ir a contenido

décimo aniversario

El Circuit gay toma Barcelona con una edición extralarga de 16 días

El encuentro mundial para homosexuales y lesbianas abarca por primera vez tres fines de semana y estrena fiestas y actividades

Patricia Castán / Barcelona

circuit gay

Dos asistentes recogen sus entradas para el Circuit 2017, en el Welcome Point de la calle de Aribau. / ELISENDA PONS

En verano del 2008 las imágenes de miles de gais con hambre de libertad y de fiesta tomando Barcelona causaron expectación. Le siguieron ediciones anuales que fueron forjando al festival Circuit como cita ociosa ineludible para parte del colectivo homosexual, transexual y de lesbianas de todo el mundo, y que convirtieron la colorida fiesta acuática de la Illa Fantasia en icono estival. Una década después, el evento se ha consolidado como punto de encuentro internacional, con más de 72.000 visitantes el año pasado, aunque ahora reniega de la contundencia de las cifras y prefiere sumar historias. Y tiempo tendrá de hacerlo este verano porque la convocatoria que arrancó el pasado día 5 (hasta el 20) será la más larga de su historia para conmemorar a lo grande una década de circuito gay 'made in Barcelona'.

¿Qué decir del Circuit que no se repita cada año? Representa un desembarco masivo del colectivo LGTBI de más de 70 países bajo el reclamo de 26 fiestas (diurnas y nocturnas) y otras tantas actividades variadas (desde deporte a exposiciones, charlas y rutas culturales vinculadas a su historia y derechos). Nadie esconde que en esencia es un macroencuentro lúdico y vacacional, que aprovecha su tirón para sacar pecho reivindicativo y que deja una lluvia de millones para la propia organización (Matinée Group), para la hostelería, servicios y comercios. No obstante, sus instigadores pasan ahora de puntillas por los números para defender el ambiente de tolerancia, cosmopolitismo y libertad que se atribuye esos días a la capital catalana.

Para una pareja de chinos que hoy martes pasaban por el Welcome Point de la calle de Aribau (donde se recoge información o se compran entradas), comenzaban las vacaciones "de verdad", o sea fuera del armario las 24 horas. En la organización enfatizan que esta gran concentración no tiene como única consigna el ligue, sino la amistad multicultural. Es cierto que muchos llegan en pareja y que hay gente que coincide ya expresamente año tras año. Pero no es menos cierto, visto el desfile de cuerpos fornidos en microbañadores que se da en las fiestas acuáticas, que gustar y mirar es una parte importante del ritual anual.

Capital del verano LGTBI

El asentamiento de la convocatoria, que ha hecho de Barcelona la capital gay del verano, queda rubricado con actos institucionales como la reciente recepción que el 'conseller' Santi Vila y el propio 'president' Puigdemont ofrecieron en reconocimiento a los 10 años del invento. Genera economía y una imagen abierta que cuadra con Barcelona, aunque el actual ayuntamiento haga poco caso del montaje, que este año echa la casa por la ventana con 16 días de agenda y, por tanto, tres fines de semana de alto voltaje.

No hay hotel oficial en esta ocasión, sino mucho reparto, con el Hotel Axel (especializado en el colectivo), el W, el Mandarin Oriental y el Cram entre los seleccionados por los bolsillos más pudientes. Pero el Circuit presume de universal y versátil, y no es una cita hedonista solo para homosexuales con alto presupuesto, sino para muchos tipos de perfiles, incluidos jóvenes que trabajan todo el año para ahorrar para estas vacaciones barcelonesas. Destaca en esta edición la creciente presencia de asiáticos, apuntan los organizadores.

Por las fiestas pagarán desde 20 euros la entrada hasta 400 para el abono completo, aunque en el caso del Girlie Circuit (para chicas, del 15 al 20 de agosto), los abonos cuestan 100.

La década se festeja con nuevas fiestas con el sello de la casa (Matinée Air Force, Reality Show, Brutus y Sodoma), y con producciones de clubs de Israel, Brasil, México y el Reino Unido. Pero destaca sobre todo que la enloquecida fiesta pasada por agua de la Illa Fantasia tendrá dos citas (el 15 con la famosa Water Park, y el 20 reubicando allí La Leche), y que entra en escena el nuevo Café del Mar del Port Fòrum como sede de dos fiestas de piscina (el 12 y el 19).  

0 Comentarios