Ir a contenido

El problema de la vivienda en Barcelona

Desahuciada una embarazada de ocho meses de madrugada en Ciutat Meridiana

La mujer fue desalojada por la policía tras haber forzado la puerta del piso, propiedad del Santander, en el que vivía desde hace un mes

La joven se ha refugiado en el piso de su madre, en el mismo barrio, sobre el que también pesa una orden de desahucio

HELENA LÓPEZ / BARCELONA

CHICA EMBARAZADA

Yenú Antonella en el piso de su madre, este viernes por la mañana, tras el desahucio. / SANDRA HINTERDORFER

El nacimiento de su primer hijo está previsto para el 4 de agosto. Como cualquier pareja joven a punto de convertirse en padres, Yenú Antonella y su novio querían prepararlo todo para darle el mejor recibimiento. "Llevamos desde diciembre buscando un piso de alquiler, pero no encontrábamos nada", relata la joven, sentada en el salón de casa de su madre. Se refugió allí esta madrugada, cuando los Mossos la sacaron del piso en el que vivía desde hacía un mes, donde ya había pintado la habitación para el pequeño. "Justo ayer había comprado las cortinas", cuenta la joven. "Nos sacaron en plena noche y no nos dejaron llevarnos nada. Lo tengo todo allí -prosigue-; las bolsas con las cosas para el hospital y el cochecito".

El desahucio ha sucedido a las dos de la mañana de este viernes, poco rato antes del gran aguacero, en el 106 de la calle de Pedraforca, en Ciutat Meridiana, ese extremo de la ciudad rebautizado por sus propios vecinos como Villa Desahucio en lo más crudo de la crisis. Un sobrenombre que sigue definiendo su día a día dos años después de que la ahora alcaldesa cambiara la chapa de 'Stop Desnonaments' por la insignia con el escudo de la ciudad. Sobre el piso de la madre de Yenú en el que se ha refugiado, también en el barrio, pesa otra orden de desahucio. El apartamento de la hija es del Banco de Santander; el de la madre, del BBVA. 

SOLIDARIDAD DE BARRIO

Yenú entró en el piso de la calle de Pedraforca hace un mes. Cuenta que le compró la llave por 800 euros al supuesto antiguo propietario, que le contó que se lo cedía porque volvía a su país. Cuenta también que la citó para la entrega justo el día en que tenía la orden de desahucio (y que esta información se la ocultó). "Estábamos limpiando el piso para instalarnos y se presentaron los Mossos", recuerdan. Esta situación, el 'realquiler' de pisos propiedad de la banca okupados, es habitual en el barrio. "A mí me pasó algo muy similar. Estuve un año pagando 300 euros de alquiler al 'propietario' del piso, mientras el piso resultó ser ya del banco", explica Jeros Divino, activista de la asociación de vecinos de Ciutat Meridiana, quien ha acudido bien temprano a casa de María Antonia, madre de Yenú, a interesarse por la situación.

Pese a lo accidentado de la entrada, con la visita de los Mossos, la pareja siguió en el piso. "Les dieron la citación para el juicio en octubre y nos quedamos tranquilos, porque como mínimo les daba un tiempo, y en octubre ya habrá nacido el niño", señala María Antonia, quien, en paralelo a la entrada acompañó a su hija a hacer las distintas gestiones para regularizar su situación. Acudieron a la asociación de vecinos para iniciar una negociación con el banco para pedir un alquiler social, iniciaron los trámites para empadronarse en él y fueron a pedir hora para servicios sociales, hora que les dieron para finales de julio. 

CITA PARA EL LUNES

"No entendemos por qué han cambiado la cerradura si tenemos el juicio en octubre", subraya la Yenú, quien asegura que cuando llegaron a su casa de noche, encontraron la cerradura cambiada por el Banco de Santander, según fuentes municipales. Llamaron a la policía y forzaron la puerta. Puede parecer extraño, pero al fin y al cabo era la casa donde vivían. Cuando la policía llegó, a las dos de la mañana, les sacaron.

Tras denunciar todo lo sucedido a primera hora de la mañana de este viernes, el ayuntamiento ha citado a la joven este lunes para buscar una solución.

0 Comentarios