Ir a contenido

BARÓMETRO DE BARCELONA DEL GESOP

Colau ganaría otra vez las municipales con ERC como segunda fuerza

Barcelona en Comú mejoraría su resultado del 2015 en un concejal: subiría de 11 a 12

Los republicanos serían la segunda fuerza con 8 ediles y la antigua CiU caería de 10 a 6

TONI SUST / BARCELONA

conce

periodico

Ada Colau volvería a ganar las elecciones municipales de Barcelona si se produjeran ahora, y mejoraría el resultado que obtuvo en las del 2015, aunque solo en un concejal: subiría de 11 a 12En segunda posición quedaría ERC, con ocho concejales, tres más de los que ahora tiene, seguida del PDECat, la antigua CiU, que perdería fuelle y obtendría seis ediles, su peor resultado de la historia en la ciudad.

El PSC lograría cinco, uno más de los que atesora, y seguiría así muy lejos de las cifras que le llevaron a ostentar la alcadía tres décadas. Empataría con Ciutadans, que mantendría a sus cinco representantes aunque se situaría unas décimas por detrás de los socialistas en porcentaje. El PP perdería apoyo pero seguiría con tres concejales y la CUP , con dos, tendría uno menos que ahora.

Este es, en el ecuador del primer mandato de Colau, el pronóstico que refleja el Barómetro de Política Municipal elaborado por el Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO.

EL VALOR DE LA MARCA

Los resultados que apunta el barómetro beben en gran medida de la posición de los partidos en el marco de la política catalana, y solo en parte se explican por su labor en el consistorio, como gobierno y oposición, según el caso. Cierto es que eso ha sucedido siempre. En ese contexto cabe leer el cambio de ciclo que supone que las dos principales candidaturas en pugna sean ahora Barcelona en Comú y ERC, en lugar de los rivales históricos en las últimas décadas: el PSC y CiU. En las elecciones del 2015, el grupo de Xavier Trias todavía subió al ring: perdió la alcaldía, pero por menos de 20.000 votos y quedó a un escaño de Barcelona en Comú.

En las próximas, siempre según la encuesta del GESOP, los antiguos convergentes quedarán relegados a la tercera plaza, por detrás de sus peores resultados precedentes: en 1979, en las primeras municipales después de la dictadura franquista, su cabeza de lista, el hermano de Fèlix Millet, Xavier, se quedó en ocho ediles, uno menos que Xavier Trias en el 2003. Su nueva situación podría suponer que cambie de papel: de socio principal a socio secundario, algo que ya vive el PSC.

El caso de ERC es el contrario. Después de iniciar el mandato de Colau siendo su principal apoyo en las votaciones, los republicanos se distanciaron de la alcadesa cuando esta convirtió al PSC en su socio de gobierno. De confirmarse los resultados que vaticina el barómetro, los republicanos serán el rival principal de Colau, y podrían buscar un acuerdo con el PDECat, si bien con los resultados que aparercen en el barómetro sumarían 14 concejales, por debajo de los 17 que atesorarían juntos los actuales socios del gobierno, BC y el PSC.

La CUP perdería un concejal a manos del grupo de Colau, en tanto que Ciutadans incrementaría su apoyo en unas décimas arrebatadas al PP y mantendría los cinco ediles que tiene. El PP de Alberto Fernández Díaz seguiría con tres representantes.

EL UNIVERSO AUTONÓMICO

El panorama municipal que dibuja el barómetro no es exactamente el de la política catalana, en el que ERC se postula como primera fuerza. En comú Podem no es el primer rival, sino uno de los que se pelean por quedar segundo. Pero nunca los ‘comunes’ del Parlament han logrado el apoyo que lograron los del consistorio, y hay factores claves por determinar, como quién serán los candidatos. En el caso de En Comú Podem -rebautizada definitivamente como Catalunya en Comú-, se da por hecho que Xavier Domènech relevará a Lluís Rabell, lo que en algo cambiará las cosas. Como mucho cambiarían si Colau acabara renunciando a un segundo mandato para dar el salto a la política catalana y española.

PROBLEMAS Y VALORACIÓN

Según el barómetro del GESOP, la movilidad es el problema principal de la ciudad, seguido del turismo y del estado del espacio público. Estos resultados se obtienen al tener en cuenta las tres respuestas de cada encuestado a la pregunta de cuáles cree que son el primer problema de la ciudad, el segundo y el tercero.

En cuanto a la valoración que reciben los representantes de los distintos grupos, Colau recibe un 5,4, la nota más alta, aunque inferior al 5,8 que obtenía en mayo del 2015, cuando ganó las elecciones. La gestión desgasta: cuando se preguntaba por ella un año antes de los comicios, en julio del 2014, rozaba el notable, con un 6,8.

En segunda posición figura el republicano Alfred Bosch, con un 5,3 (un 5,5 en el sondeo de mayo del 2015), y en tercero, el exalcalde Xavier Trias, con un 5,1 (5,5 hace dos años). El socialista Jaume Collboni se lleva un 5 (sube dos décimas), y la concejala de la CUP María José Lecha, un 4,2, (pierde ocho décimas). Cierran la lista Carina Mejías, de Ciutadans, con un 3,2 (mejora seis décimas) y el popular Alberto Fernández Díaz con un 2,7 (un 3,1 en el sondeo de mayo del 2015).

0 Comentarios