Ir a contenido

PROYECTO URBANÍSTICO GAFADO

Colau se impone "hacer limpieza" en Glòries

La alcaldesa apuesta por romper el contrato porque modificarlo alargaría el parón de las obras

Las empresas se prestan a dialogar pero recuerdan que asumieron "un proyecto distinto al inicial"

Carlos Márquez Daniel

zentauroepp38122554 barcelona 2o 4 2017 obras en la pla a les glories foto d170421191903

Imagen de las obras de Glòries captada el pasado jueves.  / JULIO CARBO

Glòries presentaba las dolencias propias de cualquier obra faraónica, sobre todo en lo que respecta al retraso en la ejecución. Pero iba tirando, bajo el control y la supervisión de la empresa municipal Bimsa, y por ende, del gobierno municipal. Una cierta calma hasta que la CUP, en la comisión de Urbanismo de octubre pasado, solicitó una auditoría técnica del proyecto que recibió el apoyo de todos los grupos menos el de CiU y PP, que se abstuvieron. Todo saltó por los aires cuando el 23 de marzo se hicieron públicos los resultados del informe. A más de uno debió de sorprenderle que al consistorio le pasara por alto semejante desaguisado: 12 millones de sobrecoste e infinidad de malas decisiones e imprevistos que ponían en entredicho la viabilidad del plan.

El caso es que Barcelona parece estar a las puertas de detener la mayor obra en activo de la ciudad, que se unirá a la Sagrera y al tramo central de la línea 9 de metro en la macabra lista de proyectos en barbecho que tienen a los barrios afectados enfurecidos. La alcaldesa ha apostado este viernes por “hacer limpieza”, expresión que ha usado en cinco ocasiones. Nada gratuitas, sus palabras, pues, como ha recordado, el juez del ‘caso 3%’ investiga la adjudicación de la obra, en concreto la relación de la empresa Copisa (una de las adjudicatarias) con la antigua Convergència. Ada Colau ha considerado que la mejor opción es la rescisión del contrato de la fase 1 del túnel de Glòries, entre las calles de Badajoz y Castillejos, porque entrar “en una guerra de modificados” del contrato supondría una posible judicialización del asunto y un paro de las obras “mucho más largo”.

EMPRESAS EN DESACUERDO

Un portavoz de las empresas que están realizando la obra (Copisa, Comsa, Rogasa y Benito Arnó e Hijos) ha detallado a este diario que siguen dialogando con el consistorio “con actitud de colaboración”, aunque “no comparten la responsabilidad por los retrasos” que se les atribuye porque, asegura, tuvieron que asumir “un proyecto diferente al inicial”. Una opinión que invita a pensar que si todo termina en rescisión del contrato, ayuntamiento y constructoras acabarán citándose en los tribunales, lo que, según fuentes municipales, no evitará que se convoque un nuevo concurso público y, que como desea Colau, todo vuelva a empezar. Tampoco el túnel parece estar en riesgo, más que nada porque se ha perforado más de la mitad del recorrido, que tiene pendiente lo más peliagudo: pasar por debajo de los corredores ferroviarios de Adif. Otro cantar es el devenir de la fase 2 del proyecto: la galería prevista entre Badajoz y la rambla del Poblenou, que forma parte del compromiso por Glòries pero no está nada claro que termine ejecutándose.

Texto Alternativo

JULIO CARBÓ

Cartel en las obras de Glòries con el nombre de las empresas constructoras.

La alcaldesa ha asegurado que las obras en superficie no se detendrán. Se refería a los equipamientos y las viviendas previstas y a la tramitación de todo lo que tiene que ver con el parque de la Canòpia, el diseño que ganó el concurso público para convertir el entorno en uno de los mayores pulmones de la capital catalana. Aun así, tal y como está la plaza, repleta de grúas, a medio perforar, se atisba complicada cualquier actuación a no ser que afecte al lado norte, donde estaban los antiguos Encants

EL LUNES, A TRABAJAR

El lunes hay comisión extraordinaria de Urbanismo para tratar el contrato de Glòries. Tiene guasa que el presidente de dicha comisión sea el concejal Daniel Mòdol, arquitecto y urbanista y autor de los primeros proyectos de reforma de la plaza. También fue uno de los que en su momento alertó sobre los riesgos de perforar la plaza.

Al margen del debate político y técnico, las decenas de trabajadores de la obra de Glòries seguían este viernes con lo suyo, ya fuera cimentar la pantalla o perforar para colocar nuevos pilares. "Estamos preocupados porque nadie nos ha informado de nada. Lo único que sabemos es que el lunes venimos a trabajar. El martes, ya veremos. Lo que nos gustaría es que la nueva empresa se quede a los eventuales", aseguraba uno de los operarios. Otro, más optimista porque está en plantilla de una de las empresas, se muestra tranquilo mientras apura una cerveza. "Si no es aquí será en otro lado. Trabajo, hay". Otro hombre con casco y peto: "Esto si se para será para dos o tres años como mínimo. Lo jodido es para los vecinos. Pero esto se veía venir porque no parábamos de encontrar cosas que no estaban en los planos". 

Calentando motores para la comisión

Los grupos municipales no han esperado al lunes, cuando se celebra la comisión extraordinaria de Glòries para abordar la rescisión del contrato, para calentar el debate. Por parte de los Demòcrates, el concejal Jordi Martí ha solicitado toda la información disponible al gobierno de Ada Colau para evitar “chantajes” a la oposición a la hora de decidir la suerte del proyecto. Consultada sobre estas palabras, la alcaldesa ha dicho después que le resulta paradójico que quienes adjudicaron la obra, bajo la tutela del exteniente de alcalde de Hábitat Urbano, Antoni Vives, pidan ahora transparencia.

El PP también ha pedido conocer los pormenores de la hoja de ruta municipal “para no ir a ciegas a la comisión extraordinaria”. Los vecinos de Glòries -ha detallado el edil Javier Mulleras- no pueden ser una vez más rehenes de las decisiones del gobierno municipal”. Alfred Bosch (ERC) también ha requerido de más información para decidir el sentido de su voto: “¿Cómo quieren que tomemos una decisión si no tenemos todos los elementos para tomarla?”

Carina Mejías (Ciutadans) ha exigido responsabilidades políticas por el “fiasco” de las obras de Glòries y ha avanzado que no darán “un cheque en blanco” a Barcelona en Comú. Por parte de la CUP, María José Lecha apuesta por romper el contrato y ha pedido a la antigua CiU que “pida perdón por su responsabilidad en la adjudicación de la obra”. 

0 Comentarios