Ir a contenido

REMINISCENCIAS NACIONALCATÓLICAS

La presión obliga a un párroco de Barcelona a negar una misa a Franco y Primo de Rivera

El colectivo fascista que había pedido la mención litúrgica asegura que irá igualmente al oficio religioso

DAVID GARCÍA MATEU / BARCELONA

Retrato oficial de Francisco Franco.

Retrato oficial de Francisco Franco. / periodico

Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera quedarán fuera de la misa del santuario de la Mare de Déu del Sagrat Cor del próximo sábado. Así lo ha determinado el padre Jorge, rector de la iglesia que forma parte de la misma congregación religiosa que el colegio concertado de Sant Miquel, situado en la calle de Rosselló. El cura dice haberse retractado por la presión mediática y las declaraciones del arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, en relación a la misa de la División Azul en L’Hospitalet de Llobregat. El colectivo fascista, en cambio, ya ha confirmado que estará presente en el acto litúrgico.

MARCHA ATRÁS FORZADA

“Si no se hubiese producido el revuelo mediático, hubiese ofrecido la misa”, asegura el padre Jorge. Desde el Arzobispado de Barcelona defienden la independencia que tienen los rectores de las parroquias a la hora de marcar el criterio sobre los oficios que se celebran y añaden que “siempre que un feligrés pide una mención no se le puede negar”. “Esto ha sido así desde hace 2.000 años”, concluyen las fuentes de la institución católica.

Desde el colectivo fascista que había pedido rezar por las almas de Franco y Primo de Rivera, Acción Juvenil Española, su jefe nacional, José Luis Corral, asegura que asistirán a la misa de todas formas. “Solo que en lugar de echar dinero en el cepillo de la colecta, no lo echaremos”, comenta. Sobre las connotaciones políticas implícitas a los dictadores, Corral responde que “en una misa no hay ninguna finalidad política porque es un acto religioso”. Y en el caso que la hubiese, “la cuestión recaería en el cura”, justifican.

SÍMBOLOS FASCISTAS EN LA IGLESIA

Sobre la posibilidad que haya presencia de simbología y banderas fascistas, el rector del santuario dice desconocer “hasta dónde podrían llegar nuestras competencias” para evitar su exhibición. De todas formas, el grupo ultra asegura “no hacer ostentación de símbolos en las misas”, aunque avanzan que “otra cosa es que un señor lleve una enseña en la solapa”, o que otro asistente pueda llevar “alguna bandera recogida para después hacer lo que quiera en la calle”, manifiestan.

La dirección del colegio de Sant Miquel no ha querido atender a este medio de comunicación, aunque el rector del santuario confirma que "colegio y templo forman parte de la misma unidad y congregación". De todas formas, el rector añade que “por lo general, la dirección del centro no sabe de estos temas”.

0 Comentarios