Ir a contenido

UNA ENTIDAD DE SARRIÀ-SANT GERVASI

No Somos Invisibles aglutina a personas con parálisis cerebral

Los miembros de esta entidad de Sarrià dan charlas sobre valores como el esfuerzo y la humildad en empresas e institutos

LUIS BENAVIDES / BARCELONA

"Mucha gente mira a otro lado cuando se cruza por la calle con una persona con parálisis cerebral. Es una realidad incómoda. Hay gente quye por desconocimiento no sabe cómo comportarse con ellos", explica Alicia Gruas, cofundadora y secretaria de No Somos Invisibles, una joven entidad sin ánimo de lucro integrada por una decena de personas con parálisis cerebral y discapacidades físicas afines. "La inserción laboral y social de este colectivo es muy complicada, casi imposible, porque el grado de discapacidad es muy elevado. Pero mentalmente están estupendos y tienen mucho que aportar al resto de la sociedad", añade Gruas.

SIN PENA

Entre las actividades principales de la entidad, fundada en el 2012, figuran las charlas. "Visitamos empresas y, sobre todo, centros educativos de secundaria. Los miembros de No Somos Invisibles hablan de valores como el esfuerzo, la humildad y la superación personal", explica Gruas, quien destaca la capacidad que tienen estas personas para hacer llegar su mensaje. "Cuando ellos te hablan de valores como la superación -continúa la secretaria- no son palabras vacías. Saben de lo que hablan".

Los miembros de No Somos Invisibles provienen de otra entidad sin ánimo de lucro con casi 300 socios que tenía un proyecto de servicios educativos similar. Abandonaron esa entidad, aseguran, porque consideran que aquellos sesibilizaban al resto de la sociedad desde la pena. "Nosotros queremos aportar algo positivo, hablar de esfuerzo y de superación personal", subraya Chema Martín, vicepresidente de la entidad con el 94% de discapacidad.

No Somos Invisibles ha puesto en marcha este año otros proyectos como el taller de pintura inclusivo. Mari Mar Contreras, con un 93% de discapacidad, será una de las profesoras en el 2016. Lleva un año en la entidad y tiene muchas ganas de empezar. «Pinto con el licornio (con la cabeza) y la gente se sorprende porque les parece muy complicado. Es cuestión de tiempo. Yo ya llevo 20 años pintando cuadros así», cuenta Contreras, quien usa la pintura como una manera de conocerse a sí misma.

EN BUSCA DE FONDOS

El libro Escribiendo valores, una compilación de frases inspiradoras, y los conciertos benéficos son otros proyectos desarrollados por No Somos Invisibles. "El concierto benéfico en el Teatre de Sarrià hace unas semanas fue un exitazo. Vendimos unas 220 entradas, y con ese dinero podremos hacer muchas cosas: pagar el alquiler de nuestra sede, costear los desplazamientos en taxis para dar las charlas, porque muchos van en silla de ruedas, y comprar pinturas y otros materiales", cuenta una de las colaboradoras de la entidad, Sandra Berrocal. "Aunque recibimos un par de subvenciones y las empresas o centros educativos que visitamos colaboran con algún donativo, los desplazamientos en taxis adaptados son tan caros que apenas cubrimos gastos", añade Berrocal.

Esta modesta entidad no asistencial de Sarrià necesita más voluntarios y, sobre todo, fondos para poder incorporar más personas con parálisis cerebral con ganas de participar en sus actividades. 

0 Comentarios
cargando