Ir a contenido

EXPOSICIÓN. FOTOGRAFÍAS DEL DIOS GRIEGO EN BARCELONA

En busca de Hermes

EL PERIÓDICO
BARCELONA

En la mitología griega, Hermes, hijo de Zeus y Maya, era el mensajero de los dioses, protector de viajeros y comerciantes, de las artes y las ciencias. También fue, cuenta la leyenda, artífice de la fundación de Barcelona, a la que llegó con su hermanastro Heracles (el Hércules de los romanos) tras buscar el vellocinio de oro con Jasón y los argonautas. Fábulas aparte, lo cierto es que su figura alada aparece representada de forma reiterada en edificios y lugares significativos de la ciudad. Una exposición refleja esta presencia divina, omnipresente pero casi desconocida.

La muestra fotográfica -que estará en la Fundació Setba hasta el 13 de septiembre- se titula Cazadores de Hermes. Los autores son un grupo de blogueros unidos por una afición común: rescatar del olvido la Barcelona más oculta y olvidada. Ellos son Enrique Camós, Ángeles Durán, Jordi Casadevall, Roger Messa, Andrés Paredes, Neus Prats, Núria Manchado, Marian E. Oviedo, Albert Muñoz, Xavi Soro y Alba Vendrell. Los dos últimos pronunciarán una conferencia, el próximo 17 de julio (19.30 horas. Gratuito), en torno a la figura de Hermes en Barcelona.

CLAVES / Cazadores de Hermes invita a descubrir al dios olímpico -llamado Mercurio en la mitología romana y Thot en el antiguo Egipto- en fachadas y patios, rejas y monumentos. Y brinda claves para identificarlo. Por el pétaso (casco con ala ancha o con alas que usaba para protegerse del sol durante los viajes). Por sus sandalias, también aladas. Y por el caduceo que le regaló su hermano Apolo con dos serpientes entrelazadas.

La exposición también ofrece pistas para encontrarlo en edificios y espacios de la ciudad. Pistas relacionadas con las funciones de la deidad. Como mensajero de los dioses y patrón de los viajeros, Hermes está representado en lugares relacionados (en la actualidad o en el pasado) con los correos, los viajes y el transporte, como en la institución portuaria.

Como dios del comercio y los intercambios, ocupa un lugar destacado en inmuebles o calles relacionadas con actividades financieras e industriales, como el rosetón del pasaje del Crèdit y la fachada del Banco de España. En su papel de Thot, dios de la sabiduría, se le puede encontrar en instituciones científicas y académicas, como en el Col·legi de Pesadors i Medidors. Por su habilidadad en el arte de interpretar los significados ocultos (de ahí la palabra hermenéutica), su figura se halla en lugares relacionados con las ciencias ocultas y las sociedades secretas (como en el edificio que ocupa el Centro galego). Como guía de las almas que viajan al reino de los muertos, su presencia está asegurada en los cementerios. Y finalmente, como protector de bandoleros y salteadores, su representación más infantil se encuentra en el monumento del paseo de Lluís Companys.

0 Comentarios