Ir a contenido

EXPOSICIÓN DE PINTURA

El enigma del cosmos

El artista francés Jean-Marc Hild exhibe 'Hundun, espacio ondulatorio', serie de acrílicos en los que explora la creación del universo en la galería Puntoaparte

CRISTINA SAVALL / Barcelona

El artista francés Jean-Marc Hild (Mulhouse, 1956) expone por primera vez en solitario en Barcelona en la galería Puntoaparte Espai d'Art de Sarrià. Allí presenta hasta el 5 de mayo la serie 'Hundun, espacio ondulatorio', una colección de lienzos acrílicos que exploran el nacimiento del cosmos a través de paisajes oníricos que se inspiran en la fluidez del agua y en la fascinación que ejerce la creación del universo, la génesis de la vida.

Hild define su pintura como una abstracción gestual, con importancia de la materia, de las texturas, de los relieves y de los colores intensos. "Algo que sin duda viene de mis vivencias como ceramista y como escultor, por la experimentación que eso supuso no solo en lo que a formas y volúmenes se refiere, sino en el cálculo de esmaltes y en el trabajo de las pátinas", argumenta el artista que actualmente vive en Barcelona, pero que ha pasado largas temporadas trabajando en su natal Alsacia, Suiza, Italia y Estados Unidos.

Búsqueda de la luz

La exposición que presenta en la preciosa galería de Sarrià que regenta Fabienne Yot se basa en la búsqueda de una luz remota, que él percibe primigenia. "De las vibraciones de vida incipiente que afloran en el raudal turbio. Entre nebuloso y acuático del caos original ('Hundun') tal como se concebía en la China antigua; una nueva fuente de inspiración la ha aportado mi mujer, la sinóloga Anne-Hélène Suárez", desvela.

Le interesa explorar las mezclas de materia, relieves, aristas y rugosidades, con la fluidez de las ondas acuáticas y celestes, sus cualidades turbias y diáfanas a la vez. "Las de la luz que surge de las profundidades y hace vibrar y gravitar manifestaciones de vida al eclosionar", agrega.

La esencia

Así, su obra se transforma en un estallido de colores y de formas que transportan al universo imaginado por el aviador y escritor Antoine de Saint-Exupéry, para quien lo esencial es invisible a los ojos. Pero si se pudiera ver el núcleo de la vida tendría la misma fuerza y la misma fascinación que suscita un cuadro de Jean-Marc Hild.

0 Comentarios
cargando