Ir a contenido

Colaboración cultural en el Barcelonès Nord

El plató de 'Rec' forma parte de la ruta del terror

El Hotel Timberline Lodge tiene un plus de turistas al año más interesados en el rodaje que allí tuvo lugar, El resplandor, que en los fantásticos paisajes de Oregón. Muchos incluso quisieran dormir en la habitación 237, pues allí se aloja el mal que retrató Stanley Kubrick en su película, pero no existe, porque los dueños del establecimiento temieron que sus clientes rechazaran una llave con ese número. Poco sabían de las filias de los aficionados al cine de género fantástico.

También tiene su imán el edificio Dakota de Nueva York, no solo porque allí falleciera John Lennon, sino porque fue el plató de Rosemary's baby, que algún inconsciente revienta finales tradujo en España como La semilla del diablo.

En Barcelona, sin duda, el equivalente a esos iconos arquitectónicos del terror es el número 34 de la Rambla de Catalunya, escenario de Rec, un edificio de 1896 que, aunque no tiene nombre, sí tiene un detalle que a los aficionados al cine de terror les da un especial gusto. La casa está rematada con una pieza escultórica en la que se observa a una bestia diabólica que arrastra por los pies a una mujer.

Badalona puede que se sume a esa extraña lista de visitas cinéfilas. En su caso, el plus será que el edificio que alberga el museo es, a pie de calle, un espanto.

0 Comentarios