Ir a contenido

Barceloneta 1. La RAdiografía de el periódico

Barceloneta, año 0

El barrio aprovecha la tregua dada por la crisis inmobiliaria para decidir cómo reinventarse

HELENA LÓPEZ
BARCELONA

En cierto modo la crisis ha dado un respiro a la Barceloneta. Al menos la inmobiliaria, que ha hecho disminuir la brutal presión ejercida por el sector en el barrio desde el 2003, cuando algunos descubrieron el filón de vender pisitos en primera línea de costa a cinco minutos a pie del centro de la metrópoli. Esta forzosa tregua ha dado margen al vecindario para, sin tentadores cheques de por medio, repensar hacia dónde va este rincón marinero de Ciutat Vella, con un 70% de habitantes mayores de 65 años y una presión turística que se antoja imparable. Un barrio donde vecinos y Administración trabajan, cada uno desde su posición y a su manera, para mejorar su aspecto tanto interior como exterior y, sobre todo, las condiciones de vida de sus habitantes.

Con el llamado plan de los ascensores políticamente suspendido, el de la vivienda sigue siendo el principal problema de este codiciado y bello balcón al mar de Barcelona, donde 5.800 pisos tienen entre 28 y 30 metros cuadrados, los famosos quarts de casa, en cautivadoras fincas destartaladas de escaleras lúgubres, donde en muchas ocasiones viven ancianas solas con pocos recursos. «El plan de los ascensores planteaba una solución a ese problema, convirtiendo los quarts de casa en mitges cases e instalando elevadores, pero una parte del barrio lo entendió como una forma de expulsar a los vecinos con menos recursos y logró frenarlo», explica Manel Moscats, presidente de la Associació de Veïns de la Barceloneta y vecino ilustre, con más de 50 años como socio del Club Natació Atlètic Barceloneta.

El grupo al que se refiere Moscats es la Associació de Veïns L'Òstia y la Plataforma d'Afectats en Defensa de la Barceloneta, en su día capitaneados por la fallecida Emilia Llorca. Esta mujer dedicó su vida a luchar para mejorar las condiciones del vida de sus vecinos y es añorada en ambos bandos; elogiar su figura es uno de los pocos puntos de consenso en el barrio. Uno de los objetivos que este grupo tiene hoy entre ceja y ceja es poder participar activamente en la elaboración del texto refundido del PGM y el PERI de la Barceloneta en el que el Ayuntamiento de Barcelona ha empezado a trabajar. Fuentes municipales aseguran que tienen toda la intención de abrir un proceso para que esto suceda.

El de la vivienda es precisamente uno de los principales temas que pretende abordar ese texto refundido, que tiene el objetivo de establecer las bases urbanísticas del barrio.

Pese a no poder abordar de raíz el problema de los quarts de casa, el plan de barrios, que se desplegó hace dos años y se encuentra en el ecuador -es un plan caracterizado por tener calendario y presupuesto cerrados: 16 millones de euros en cuatro años- ha servido para hacer un lento aunque resultón lavado de cara del lugar, con la reforma de varias plazas y equipamientos clave, además del programa estrella: el de ayudas para rehabilitar edificios.

Mònica Mateos, directora del plan, explica que ya han finalizado la rehabilitación de seis fincas, y que ya tienen el convenio firmado con otras 26. «Es muy importante la pedagogía. Inculcar la necesidad del mantenimiento. Hay muchas fincas en las que hacía un siglo que no se había hecho nada», apunta. «Hay que concienciar a la gente de cosas que pueden parecer obvias, pero que no los son tanto, como que que crezca hierba en el terrado no es normal», ejemplifica Mateos, quien señala que hay dos tipos de subvenciones: hasta un 60% del coste de las obras en la ayuda en general, y el importe total para personas con dificultades económicas graves.

ÉXITO DE LA PROXIMIDAD / En el año que lleva el plan implantado en el territorio -el primero sirvió para elaborar el proyecto- han abierto 101 expedientes de fincas interesadas en beneficiarse de estas ayudas. Trabajadores y beneficiarios de la oficina -que en este tiempo ha atendido 2.500 consultas sobre todos sus programas- coinciden en que su éxito se basa en la proximidad. «Hay señoras que nos dicen que no se habían encontrado nunca con que las llamaran del ayuntamiento para decirles que les faltaba algún papel», señala satisfecha Mateos.

Para el presidente de la Associació de Veïns de la Barceloneta, una de las obras más importantes ejecutadas gracias al plan es la reclamada rampa del paseo Marítim, algo por lo que ha luchado personalmente durante los últimos 15 años. Y, a ese salto hacia delante en la accesibilidad hacia el mar, hay que sumarle la apertura del Espai de Mar, equipamiento pionero de educación ambiental que facilita el acceso de las escuelas al mar mediante la promoción de la práctica inclusiva del deporte y del ocio.

0 Comentarios
cargando