Ir a contenido

Tendencia de consumo en la capital catalana

Los servicios a domicilio seducen a los barceloneses

Aumentan los negocios que llevan a casa regalos, desayunos y cocineros

PATRICIA CASTÁN / MARINA MUÑOZ / Barcelona

sin moverse del comedor de casa o del despacho profesional. Con solo una llamada. Casi todo puede lograrse ya a domicilio en Barcelona, donde muchas pequeñas empresas apuestan por un negocio más basado en el ingenio que en una gran inversión. Desayunos frescos a primera hora, cocineros que preparan en casa personalizadas delicatessen, regalos que sorprenden a cualquier hora, repartos de comida de los restaurantes más prestigiosos, barman que montan la coctelería ambulante para tener la fiesta en el propio salón... El repertorio de servicios crece a diario y para todos los bolsillos.

El fenómeno no es nuevo, pero la crisis y la necesidad de impulsar negocios que no precisen una gran infraestructura o un local con muchos costes ha diversificado la oferta. El concejal de Comercio del Ayuntamiento de Barcelona, Roger Pallerols, opina que el fenómeno «demuestra que el modelo local de micro pequeña y mediana empresa se ha adaptado a las necesidades de la nueva economía». Su razón de ser se basa en «facilitar el servicio a los consumidores», lo cual es toda una «muestra de la competitividad» que promulga el consistorio.

«Cada vez se pide más servicio en casa, es una forma de recortar gastos y de comodidad», explican en Picoplato, que sirve caterings y también cocineros a domicilio. «Está de moda y atrae a la gente porque después de la comida o la celebración no tienen que moverse», agregan Raquel Alba y Marc Joli, socios desde hace cuatro años, que han visto crecer la demanda de cocinero a domicilio, por ejemplo, un 20% anual.

A LA CARTA / En Teledesayunos despachan desayunos con producto fresquísimo tanto en Barcelona como en el resto de Catalunya, en versión sorpresa o bien para el que no tiene ganas de llenar la nevera ni bajar al bar. Por contra, Yesdelivery lo que hace es acercar a cualquier domicilio o empresa los platos que se podrían pedir en medio centenar de restaurantes de la ciudad. Al gusto.

Poner cifras a este pujante sector es complicado, porque va mucho más allá de la comida. De hecho, el presidente del Gremio de Restauracións de Barcelona, Gaietà Farràs, señala que en su patronal solo se alinean quienes tienen un restaurante y posteriormente deciden llevar sus productos a domicilio, algo cada vez más común, apunta. Farràs cree que esta modalidad todavía no supone una fuerte competencia para los establecimientos tradicionales. Eso sí, el gremio reivindica que todos trabajen en igualdad de requisitos y deberes sanitarios.

En muchos casos lo que se sirve son regalos (desde globos de felicitación a otros más costosos) con el fin de sorprender. Nada que ver con la prestación de servicios, donde lo que busca el cliente es la intimidad de estar en casa bien servido, o ganar tiempo en el caso de empresas.

0 Comentarios