Ir a contenido

A ELEGIR, YESDELIVERY

La carta de 50 restaurantes con una llamada y sin levantarse del sofá

P. CASTÁN

El artífice de Yesdelivery, Ronei Kolesney, estaba harto de llegar agotado a casa por la noche y, para no tener que prepararse nada, recurrir a la socorrida pizza a domicilio. Soñaba con los manjares de sus restaurantes favoritos, pero disfrutándolos en su propio sofá, incluso en pijama.

Y así nació hace dos años su innovadora empresa, que en el último año ha multiplicado su facturación vertiginosamente. Empezó ofertando cualquier platos de las cartas de 16 restaurantes de Barcelona, y ya son 50: del Fishop al Thai Lounge, pasando por la Bella Napoli y L'Oliana. Cualquier tipo de comida aparece en su repertorio de posibilidades.

El asunto es sencillo, edita una revista que contiene la información de los restaurantes con los que trabajan y que sirve para informar a los clientes. Por esta vía, o bien por internet (www.yesdelivery.com) pueden elegir dónde comer o cenar y qué plato. La empresa se ocupa de hacer el pedido al restaurante elegido, recoger el menú (debidamente envasado) y transportarlo al domicilio del interesado.

Por el servicio se facturan seis euros, y añadiendo dos euros por restaurante se puede incluso hacer un pedido para un grupo donde cada uno quiera platos de un establecimiento diferente. Así, sin discusiones, se puede montar una cena familiar o entre colegas donde uno come chino, otro italiano y otro japonés, por ejemplo.

COMODIDAD Y DINERO / El auge de esta empresa, explican, se basa tanto en la comodidad y el gusto de quedarse en casa cuando no hay ganas de salir, como en el ahorro que se produce en los domicilios en dos aspectos clave que suelen inflar las cuentas fuera de casa: vinos y postres. Y es que en muchos casos el cliente ya cuenta con ambos en su hogar. No obstante, también se sirven si el usuario los solicita.

En Yesdelivery detallan que las peticiones mayoritarias varían sustancialmente entre el mediodía (prima la comida catalana y mediterránea) y la noche, cuando se imponen la japonesa e italiana. No hay cortapisas, el reparto incluye desde un consomé hasta una hamburguesa, si es el capricho del cliente.

El grueso de estos se sitúa en la zona centro, Diagonal Mar y Pedralbes, pero se mueven por toda Barcelona. Y uno de los frentes más en auge lo dibujan las empresas, que encargan diariamente decenas de menús para optimizar horarios y logística. ¿El tiempo de espera para que el plato vaya de la carta a la mesa particular? De 40 a 5o minutos. 

0 Comentarios