Ir a contenido

NERVIOS Y TENSIÓN EN EL OLIMPIC

Crisis abierta en Badalona

El Divina Joventut se instala en la cola de la Liga Endesa tras cuatro derrotas consecutivas

Luis Mendiola

El técnico del Joventut, Diego Ocampo, en un momento del partido de liga ante el Madrid

El técnico del Joventut, Diego Ocampo, en un momento del partido de liga ante el Madrid / Alejandro Garcia (EFE)

Cuatro derrotas consecutivas en la Liga Endesa han disparado buena parte de las alarmas en Badalona. Después de un inicio esperanzador de campeonato, el Divina Joventut vive un momento más que complicado, relegado a la cola de la clasificación de la ACB, en una posición compartida con San Pablo Burgos y Real Betis (4 victorias, 11 derrotas) y con un calendario muy duro que marcará su inmediato futuro: dos salidas más que exigentes (Bilbao y Barcelona) y la visita en medio al Olímpic del UCAM Murcia.

Después de superar buena parte de sus problemas económicos tras pactar con Hacienda y con el Ayuntamiento badalonés el pasado verano y también de consumar el relevo en el consejo de Administración, con la llegada a la presidencia de Juanan Morales en lugar de Jordi Villacampa, el proyecto verdinegro ve ahora un descenso de categoría como la mayor amenaza para su futuro.   

Kulvietis intenta frenar al madridista Maciulis en el  Olímpic / Alejandro garcía (EFE)

«Es un momento difícil para todos, pero tenemos que dar un paso adelante todos a nivel individual», asegura el técnico Diego Ocampo. «Si dijera que estamos animados ahora mismo, es mentira. Pero es hora de apoyarnos y dar un paso adelante esta semana», afirma el preparador verdinegro.

Falta oficio

Más que la derrota frente al Madrid de este domingo en el Olímpic, que podía entrar dentro de lo previsible por las diferencias entre los dos proyectos, son las tres derrotas sufridas en Fuenlabrada (los verdinegros llegaron a dominar ese partido por 17 puntos), en la visita del San Pablo Burgos al Olímpic y también la del pasado día 4 de enero frente al Estudiantes, desaprovechando una ventaja de 18 puntos, las que han llevado a la Penya a un estado de semidepresión.

«Nos falta un poco más de oficio en algunos momentos. También un poco más de mala leche. Somos demasiado buena gente», aseguran dentro del club, poniendo el acento en la bisoñez de la plantilla, con cuatro jugadores por debajo de los 22 años como Dimitrijevic, López-Arostegui, Birgander o Nogués. «Con esos tres partidos ganados, la situación ahora sería muy distinta». 

"Es un momento difícil para todos. Tenemos que dar un paso adelante», asegura Ocampo

Los responsables de la Penya no descartan incorporar algún refuerzo si surge alguna buena oportunidad en el mercado, pero ahora mismo consideran que las soluciones pasan por un paso adelante de todos los integrantes del equipo.

«Es complicada la situación, pero no nos queda otra que seguir trabajando y buscar la cura a partir del trabajo de todos», afirma el presidente del club, Juanan Morales, que mantiene la fe en el grupo. «Es una pena que se nos escaparan esos partidos. Frente al Madrid, el equipo aún estaba afectado por la derrota frente al Estudiantes. Pero me quedo también con las buenas fases de juego que hemos tenido». 

«Estamos preocupados porque tú no ganas y los demás sí», remarca Ocampo. «Pero no podemos esperar a ver lo que hacen los demás. Tenemos que aceptar la realidad, que es que teníamos un cierto colchón y lo hemos perdido. Así que no nos queda otra que centrarnos en el día a día, hacer un buen trabajo y dar un paso adelante a nivel individual». 

0 Comentarios
cargando