Ir a contenido

BODAS DE ORO

"El amor no puede morir nunca"

Badalona acoge en una celebración a más de 100 matrimonios que llevan casados 50 años o más

Sus historias se resisten a la estadística, que refleja una clara disminución de casamientos jóvenes

Manuel Arenas

Andrés Melero y Josefa Ladó, el matrimonio más joven en el acto badalonés de las bodas de oro. / ALVARO MONGE

Mas de 100 parejas celebran sus bodas de oro en el Ajuntament de Badalona.
Mas de 100 parejas celebran sus bodas de oro en el Ajuntament de Badalona.
Mas de 100 parejas celebran sus bodas de oro en el Ajuntament de Badalona.

/

Celebrar la luna de miel tras 50 años casados tiene su épica; tanta como casarse siendo un niño y hacerlo muy serio y sin reírse, no se fuera a confundir con un juego. Son costumbres de otra época que perviven en la nuestra, concretamente en la cara de José Martínez, de 77 años, quien explica cómo el año pasado celebró sus bodas de oro en diferido con un viaje a Galicia, junto a su mujer, Rosario Domínguez. “Nos casamos en 1966 y lo celebramos el año pasado porque en su día tuvimos que trabajar”. 

En Catalunya se casan el 95% de parejas jóvenes menos que hace 40 años

El viaje a Galicia les tocó en un acto que anualmente -va por la 31ª edición- celebra el Ayuntamiento de Badalona; acto al que el pasado jueves volvieron a asistir José y Rosario, que celebraron sus 51 años de casados junto a otras 122 parejas, 69 de las cuales conmemoraron por primera vez los 50 años de convivencia.

El relato de la pareja, el de casarse joven, se repite una y otra vez entre los matrimonios de Badalona. Un ejemplo paradigmático es el de la pareja más joven del acto, Josefa Ladó y Andrés Melero, 70 y 68 años respectivamente, que se casaron en el 1967 "pensando que no íbamos a durar ni dos años", bromea Josefa, que cuenta que "con 26 años yo tenía cuatro hijos y ahora con esa edad se dice que eres una cría".

Menos matrimonios de mayor edad

Ese relato dominante en Badalona se corresponde con los datos del Institut d'Estadística de Catalunya (Idescat). Un ejercicio ilustrativo es comparar los matrimonios jóvenes de hace 40 años con los de ahora. En 1976, en Catalunya hubo 26.558 matrimonios de personas entre 20 y 24 años; en 2016, 1.196, lo que supone una caída de casi el 95%.

Ahora la gente se casa menos. Aunque la cifra de matrimonios anuales en Catalunya se mantiene durante la última década próxima a los 30.000 (28.631 en 2016, unos mil menos que diez años antes), la tasa de nupcialidad por habitantes en 2016 fue en Catalunya de 3,84 matrimonios por cada 1.000 habitantes, y hace diez años era de 4,90.

Amor contra la estadística

Aunque la estadística no es favorable a pensar que las bodas de oro van a perdurar, Josep Carrión, que celebra con su mujer Concha Adalid los 50 años de casados, piensa que "el amor no puede morir nunca. Las

Dos gemelas nacieron con pocos días de diferencia y se casaron con pocos meses de diferencia

penalidades siempre han existido, pero mi mujer y yo somos una sola persona y eso se mantendrá en las nuevas generaciones".

No está tan convencida María Teresa Adalid, hermana gemela de Concha, quien cree que "los jóvenes ya no aguantan porque tienen otro estilo de vida".

La historia de las hermanas Adalid da para novela. Concha nació el 8 de diciembre del 1941; María Teresa, el 11 de diciembre de ese mismo año. Al nacer, Concha estuvo a punto de morir: la salvaron metiéndola en una caja de zapatos con algodón junto a una hoguera a modo de incubadora. Años más tarde, en el 67, las gemelas convirtieron su diferencia de días al nacer en una diferencia de meses al casarse, lo que las ha llevado a festejar este año sus 50 años enamoradas y sus 76 vivas.

Más noticias de Badalona en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

Temas: Matrimonio

0 Comentarios
cargando