Portada

Actualidad

Deportes

Cultura

Extra

Entre todos

Servicios

INNOVACIÓN EDUCATIVA

La UB y escuelas de primaria usan 'Wonder' para un proyecto pionero

Alumnos de 10 y 11 años orientan y evalúan a los estudiantes del grado de Educación Social

Han de grabar, en equipos mixtos, un vídeo para sensibilizar contra el acoso escolar, entre otros temas

Tres niñas, dos de ellas con el síndrome de Treacher Collins, con el libro Wonder, el pasado abril. / RICARD FADRIQUE

Alumnos de quinto y sexto de primaria, de una escuela de Vigo y de otra de Madrid, han empezado a asesorar a estudiantes universitarios barceloneses. Han formado grupos mixtos de trabajo, cada uno integrado por un par de chavales de 10 y 11 años y por dos o tres adultos, pero quienes mandan en el equipo, quienes dictan qué hay que hacer y quienes evalúan si el resultado es el correcto son los que aún van al colegio. Los de la Universitat de Barcelona (UB), estudiantes de segundo curso del grado de Educación Social, acatan las órdenes y las ejecutan. "Han cambiado completamente los roles", comenta Mercedes Ruiz, doctora en Pedagogía y responsable visible de la plataforma Cero en Conducta, que promueve el uso del cine en las aulas.

El trabajo que están realizando escolares y universitarios empezó en octubre con una lectura individual del libro Wonder, de la norteamericana R. J. Palacio. "Esta semana están yendo a ver la película, algunos en grupo, otros acompañando a niños afectados por el síndrome de Treacher Collins, que es el que tiene el protagonista", cuenta Ruiz, coordinadora del proyecto bautizado con el nombre de Wonderuni.

"Los pequeños, después de la lectura del libro, elaboraron una lista de temáticas para que cada grupo desarrollara una de ellas", indica Carlos Montero, profesor de Fundamentos Didácticos de la Acción Socioeducativa de la UB. Salieron cuestiones como, por supuesto, el bullying y las enfermedades raras, pero también cómo es el primer día de colegio para cualquier niño u observaciones sobre que "ninguna diferencia es buena ni mala", señala Montero, cuyos alumnos participan en el proyecto, junto con los de las profesoras Anna Forés y Judith Onses.

Influirán en la nota final

Los grupos intercambian información a través de un blog y ahora están trabajando en la elaboración de un vídeo que aspira a ser "como una campaña de sensibilización social" sobre los temas escogidos. "El audiovisual lo realizan los mayores y los pequeños son los encargados de valorarlo", explica el profesor de la UB. La nota que los menores gallegos y madrileños pongan a los universitarios de Barcelona les supondrá un 10% de la puntuación final de la asignatura. 

"No todo es ideal, evidentemente, ha habido equipos que han conectado muy bien y otros en los que resulta más complicado, pero la idea principal ha gustado a nuestros estudiantes", constata Montero. Los universitarios, prosigue, "han visto en este proyecto una oportunidad, entre otras razones porque no están acostumbrados a trabajar de este modo".

"Es una iniciativa absolutamente innovadora que está consiguiendo que salga lo mejor de cada uno: los de primaria están haciéndose más responsables y están empezando a comprender cómo se les evalúa también a ellos; los de la universidad, están haciendo un ejercicio práctico y, a la vez, recibiendo órdenes de niños más pequeños con lo que eso supone para algunos egos", agrega Mercedes Ruiz. La experiencia supone, de paso, la introducción de una metodología pionera en las aulas de la facultad de Educación de la UB. 

El Wonderuni se complementa con el trabajo que, paralelamente, están realizando estudiantes de secundaria de Málaga y alumnos de un centro de educación especial de Tenerife, detalla la coordinadora. El planteamiento de partida es una pregunta: "¿Qué pasa cuando un alumno llega al aula con un dificultad física, psíquica o familiar? ¿Le podemos ayudar entre todos?". Este "todos", subraya Ruiz, incluye a todas las personas que acompañan o conviven con el niño diferente, desde su familia más cercana y los compañeros y profesores hasta los médicos que los tratan y los que coinciden con ellos en el comedor.

Outbrain