Ir a contenido

VERMUT AL SOL

El secreto de un buen vermut

Terraza Martini consigue reunir a más de 11.000 personas en Barcelona

SARA ANDRADE / BARCELONA

Terraza Martini

Gente tomando un vermut en la Terraza Martini / TWITTER / MARTINISPAIN

Tres años han pasado desde que el vermut volviera a ponerse de moda. Sí, eso que todos hacíamos con nuestras abuelas y abuelos todos los domingos, ahora es un clásico de la Barcelona más hipster y moderna. El ‘vermuteo’, si me permiten la expresión, está de moda y, con él, algunas bebidas tan clásicas de nuestro siglo como el Martini. Pero no nos olvidemos que el Martini nació en Piamonte, Italia, aproximadamente en 1910, y no fue hasta que llegó a Nueva York cuando el Sr. Martini, jefe de barra de la sala Knickerbocker Club, lo puso de moda en los años 20. Su historia no se puede explicar sin nombrar a algunos personajes míticos como Roosevelt, quién preparó un Martini para el mismísimo Stalin, Ernest Hemingway o Luis Buñuel, que siempre tenía en su recámara por si acaso.

Quizá el secreto del éxito de Martini esté en su capacidad para adaptarse a los nuevos tiempos y llegar a la gente más joven. Sumándose a la ola del gintónic, la marca también propone la mezcla de su clásico con tónica. Por eso, no es de extrañar que la Terraza Martini vuelva a ser otro año consecutivo un éxito en la ciudad de Barcelona. Después de concentrar a unas 12.000 personas el año pasado, ya ha conseguido reunir a más de 11.000 personas entre este viernes y sábado. Un público que no sólo ha disfrutado de una localización privilegiada, la terraza está situada en el corazón del Port Vell, sino también de un buen ambiente y de la música del Primavera Sound.

Ambrato y Rubino

Para quienes no conozcan muy bien qué tipos de Martini existen, la terraza ofrece una gran variedad de posibilidades. Para los iniciados en esto, recomiendan un Martini Bianco con tónica y una rodaja de lima, mientras que para los que prefieren un clásico de siempre está el Martini ‘on the rocks’. También el Martini Rosso con tónica y una rodaja de naranja, que acompaña perfectamente a un buen aperitivo.

Esta nueva moda de mezclar tónica y Martini tiene un motivo muy lógico. Fuera de nuestras fronteras, Martini vende Proseccos, una bebida italiana muy similar al cava, con la que aquí la marca difícilmente podría competir. Así cuando llegan a España, los turistas buscan el sustitutivo del Martini Royal, 50% cava y 50% Martini, por eso se le añade tónica que lo hace mucho más refrescante.

El Ambrato y el Rubino son también otra variedad que comercializa Martini desde hace un año; todo un descubrimiento para aquellos a los que les guste un vermú muy dulce. Son más caros, en la terraza a 3,50 €, porque su proceso de elaboración lleva más tiempo, ya que tiene un macerado distinto al resto. Lo hay bianco o rosso, ambos acompañados de uvas, perfectos para un vermut de tarde.

Con esta campaña, Martini sigue su ruta por distintas ciudades españolas como Madrid, Sevilla, Bilbao y Gijón, en las que quiere dar a conocer su nuevo lema ‘Play with time’. Es decir, la idea de que la riqueza está basada en el tiempo y no en el dinero, por eso hay que saberlo emplear bien y qué mejor que hacerlo con un vermut entre amigos. Así pues, la Terraza Martini cierra este domingo sus puertas hasta el próximo año con un día lleno de música y conciertos, una sorpresa que se conocerá a las siete de la tarde. 

0 Comentarios
cargando